TIEMPO DE MARIPOSAS. RECORDANDO A LAS HERMANAS MIRABAL

 

María Laura Ramos Merentes

 

 

Cómo es posible que constituyendo la mujer la mitad del género

Humano, no se le tome en cuenta para participar de la

Elaboración de las leyes, pero si tiene que cumplirlas…”[1]

Francisco de Miranda

Comunicado ala AsambleaNacionalde Francia en 1792

El hecho que da pie al establecimiento del 25 de noviembre  como Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, es sin duda alguna una fecha lamentable de recordar. Fueron muchas las penas sufridas por  Patria, Minerva y María Teresa, mejor conocidas como Las Hermanas Mirabal, a quienes hoy, el  mundo las recuerda como un símbolo de lucha y de resistencia no sólo contra gobiernos tiránicos, sino además, como emblema de la hidalguía de la mujer en todas sus expresiones.

No hay duda que las hermanas Mirabal, desde República Dominicana, expandieron un soplo que se propagó tanto en espacio como en tiempo, y hoy, en época de Revolución, nuestro país las recuerda, con los ánimos y bríos necesarios para seguir luchando día a día para consolidar nuestra amada Revolución Bolivariana.

La lucha contra la No Violencia de la Mujer  

A lo largo de nuestra historia  y desde diferentes tribunas, las mujeres han tenido un papel definitorio dentro de la construcción de la nación, participando de forma protagónica en la defensa de nuestro territorio, de nuestra independencia, y de nuestra soberanía.

La historiografía oficial, siempre vendiendo su versión interesada de los hechos, nos ha mostrado sólo una parte de nuestra historia, a la vez que nos ha ocultado la presencia y participación de afrodescendientes, pueblos y comunidades indígenas y sectores populares en general en la construcción de la nación. Sí esto ha sido así, qué decir de la presencia femenina quien, en la mayoría de los casos, además de su condición de clase u origen étnico,  también ha sido históricamente excluida por su género.

Romper con el estereotipo de mujer que el capitalismo ha impuesto

“En el marco del sistema capitalista es imposible derrotar la exclusión y el atropello a la mujer, porque el sistema capitalista tiene su base en los antivalores de la exclusión, el machismo, la violencia, la degradación de los valores humanos y particularmente de la mujer” 

Hugo Chávez

Un problema que ha debido afrontar la mujer a través de la historia ha sido la violencia ejercida contra ellas por el simple hecho de serlo. Esta violencia encuentra sus raíces más profundas en el carácter patriarcal de nuestras sociedades, en donde cualquier hecho irreverente que “irrespete” el poder masculino es para el hombre una trasgresión a la norma que amerita ser sancionada con violencia.

A pesar de los enormes avances que se han tenido en materia legislativa, las condiciones sociales no han permitido que se cree una estructura sólida en pro del beneficio femenino. El miedo al hombre por parte de la mujer, el temor a denunciar al agresor en los organismos competentes y la dependencia, tanto sentimental como económica, atentan contra la construcción de una sociedad menos violenta.

Este escenario pareciera irreal, y para algunas mujeres y hombres les pudiera parecer simple exageración de grupos feministas “trasnochados” que manipulan para sobrevivir a costa de lo que sea.  No obstante, es necesario recordar que actualmente sigue existiendo violencia contra la mujer que aún se deben combatir: física, sexual, psicológica, laboral, obstétrica; así como prostitución forzada y esterilización forzada, ofensa pública por razones de género, tráfico ilícito de niñas y adolescentes, entre otras.

Estos no constituyen acontecimientos aislados, especialmente si consideramos el modo de producción bajo el cual vivimos, es decir, el capitalismo. La explotación, la subordinación y la discriminación de las mujeres es inherente a la estructura económica capitalista y patriarcal: es el hombre quien debe ejercer el poder económico, político y social, y la mujer queda relegada a un segundo plano en todas las esferas del ámbito público. Así, en tanto lo masculino resulta los más “apto” para sobrevivir en este sistema, las mujeres que destacan o pretenden hacerlo son forzadas –de manera expresa o velada- a “masculinizarse”, es decir a renunciar a elementos de su condición femenina y despreciar, por constituir signos de “debilidad”, la representación de éstos elementos en los roles tradicionalmente atribuidos a la mujer: la sensibilidad, la fuerza de la madre tierra, y la capacidad de amar, dar vida y nutrir.

Es necesario destruir el hábito del capitalismo de cosificar a la mujer, utilizándola como un simple objeto que, por medio de su cuerpo, sirve sólo para vender productos. La mujer venezolana no está realmente representada en la banalidad y la superficialidad que los distintos medios de comunicación han querido vender. Pero sí lo está en aquella que,  día tras día, se levanta en la mañana, viaja en el autobús, estudia, trabaja. Lo está en la madre, la esposa, la hija, la líder comunitaria, la dirigente popular, la obrera, la indígena, la negra; la que es mujer más allá de lo que muestran las pasarelas y las vallas que cubren nuestras autopistas y que se alejan de la realidad.

La mujer venezolana tampoco es la representación ridícula de un concurso de belleza, que la  banaliza, menospreciando su capacidad de lucha y su intelectualidad. Es imposible que a la luz de un proceso tan hermoso que, como nos decía nuestro Comandante Eterno: “tiene rostro de mujer”, las dignas mujeres de nuestro país sigan siendo reconocidas sólo como frívolas reinas de belleza.

Construir la alternativa socialista

Afortunadamente, en nuestro país, la ecuación anteriormente descrita ha empezado a cambiar, gracias a los aportes realizados por nuestra Constitución y la voluntad de impulsar a la mujer como centro en  el manejo de políticas públicas.

De cara a las elecciones parlamentarias para este 6 de diciembre, la mujer nuevamente afronta el reto (gracias a las decisiones que tienen que ver con la paridad de género) de convertir al parlamento venezolano en una trinchera donde las mujeres continuaran trabajando en  nuevas reivindicaciones sociales.

Construir una sociedad socialista, tiene en esencia, como uno de sus propósitos cardinales reivindicar a la mujer. No es una casualidad que la idea del reconocimiento de la liberación de la mujer naciera en el movimiento socialista mundial a comienzos del siglo XX, y tampoco es causal la lucha de las hermanas Mirabal por un mundo más justo.

El papel de la venezolana de hoy destaca en la participación en los escenarios políticos, desde las bases del poder popular hasta los altos cargos de gerencia. Pero es perentorio entender que en el socialismo esta labor no es un espacio de competencia entre hombres y mujeres sino de solidaridad, compromiso, reciprocidad, fraternidad y respeto entre ambos sexos en el desarrollo de tareas compartidas, desde las relacionadas con la construcción dela Repúblicahasta las faenas domésticas. En fin, el socialismo y las luchas por los derechos de la mujer se contienen mutuamente, forman un todo indisoluble y su desarrollo es un proceso propio del esfuerzo de construcción de una sociedad libre, justa, creativa, democrática y productiva.

Es así como el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar realiza su homenaje a las valientes hermanas Mirabal, no con una reseña de cómo fueron violentadas y  torturadas, sino como un ejemplo de resistencia.

Este espacio de articulación colectiva, en pro del crecimiento de un gobierno comunal, recuerda a las Hermanas Mirabal

LUCHANDO Y TRABAJANDO POR EL SOCIALISMO

 

 

 

Comentarios

25.nov.2015 05:24 pm
JOVANNY FERRER (Zulia) dijo:

BUENAS TARDE MIS QUERIDOS COMPATRIOTAS DIOS LES BENDIGA LES ESCRIBO PARA DECIRLES QUE ME ENCUENTRO CARGANDO LOS 1X10 TENGO VARIOS COMANDITO SOY EL SECRETARIO GENERAL MUNICIPAL DEL PARTIDO VANGUARDIA BICENTENARIA REPUBLICANA (V.B.R), EN EL MUNICIPIO MIRANDA DEL ESTADO ZULIA Y QUISIERA SABER COMO HAGO PARA VER EN LA PANTALLA DE MI COMPUTADOR LOS 1X10 QUE ESTOY CARGANDO YA QUE TENGO ELECTORES EN LAS 5 PARROQUIAS DE ESTE MUNICIPIO LOS Y NO ME DA LA OPCIÓN DE VERIFICAR O SENCILLAMENTE NO ENCUENTRO LA OPCION PARA VERIFICARLOS, LES AGRADEZCO ME PUEDAN AYUDAR POR FAVOR DIOS LES BENDIGA FELIZ TARDE…

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.