El plagio de términos y símbolos del chavismo continúa como parte de la campaña de la derecha. Este domingo, en una entrevista publicada en El Nacional, uno de los miembros del Comando del candidato opositor, Henrique Capriles Radonki, se apropió del lema utilizado por el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, en la pasada contienda electoral donde triunfó con más de 55% de los votos.

Carlos Ocaríz, integrante del comando de campaña del candidato perdedor del pasado 7 de octubre, declaró al rotativo opositor: “Esta es una lucha del corazón de la patria”, en evidente copia al lema “Chávez, corazón de mi patria”, que utilizaron las fuerzas bolivarianas para garantizar la victoria en los comicios del año pasado.

Aunque el aspirante de derecha reedita parte de su fracasada estrategia electoral, esta vez añade elementos como la apropiación del lenguaje del chavismo que se ha evidenciado en los pocos días de su campaña anticipada. Apelando a frases de cuño estrictamente chavista, recientemente el candidato le envió un saludo “a los hijos de Bolívar” y dijo ser mandado, exclusivamente, “por Dios y por el pueblo”, no sin antes referirse a “la patria” en diferentes oportunidades.

De igual forma, el comando de Capriles anunció una “consulta” que plagia el diseño del Plan de la Patria planteado por el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, quien construyó su programa mediante la consulta a las bases vía web y distintas asambleas populares en las que se abordaban los puntos que guiarían la agenda gubernamental para el periodo 2013 – 2019.

Con el robo simbólico que intenta hacer el comando opositor, Capriles da la razón a lo denunciado por Romain Migues en su libro El programa de la MUD.

“Cuando la evidencia de la gestión positiva del gobierno bolivariano es demasiado fuerte para negarla, usan la estrategia de la ‘triangulación’ política que consiste en mantener ideas claves del oponente político cambiando su formulación”, explica Migus en el análisis al programa de gobierno planteado por Capriles en su aspiración pasada a ser presidente.

Con el “método de triangulación política”, inventado por Dick Morris, asesor del ex presidente nortemaericano Bill Clinton, tanto Capriles como su equipo político prevén apropiarse de sustantivos como “patria” y “pueblo” para confundir la popularidad de que goza el proyecto Bolivariano, impulsado por Chávez, y que fue históricamente atacado por la derecha.

Encuestas de maletín

A pocas semanas de las elecciones, todas las encuestas -incluso las de Datanálisis, vinculada la derecha- le otorgan al candidato de la Revolución, Nicolás Maduro, una ventaja que oscila entre los 16 y 22 puntos por encima del aspirante opositor. No obstante, tal como sucediera en la campaña pasada, el comando de Capriles se ha negado a reconocer los números que los desfavorecen.

“Tenemos encuestas en las cuales la imagen de Maduro es débil y no sólo en la oposición”, dijo Ocariz sin mencionar ni siquiera el nombre de las supuestas empresas que realizaron el sondeo. El vocero opositor incluso aventuró, sin prueba alguna, que “un universo del 24% no quiere darle el voto a Maduro”.

La semana pasada, la compañía mundial de servicios financieros Barclays publicó la encuesta de Datanálisis, que otorga 14,4 puntos a favor de Nicolás Maduro.

Por su parte, la encuestadora Internatinal Consulting Services (ICS) otorga una ventaja de 18 puntos de ventaja al candidato Maduro, nombrado por Rodríguez como “el hijo de Hugo Chávez”.

En su estudio, realizado entre el 9 y 17 de marzo, ICS indica que 58,2% de los consultados votaría por Maduro y 40,5% por Capriles.

Por último, el estudio realizado por Hinterlaces indicó que si las elecciones presidenciales se hicieran hoy, Nicolás Maduro obtendría 53% de los votos, mientras que Capriles, tendría solo 35%, lo que significa una brecha de 18 puntos porcentuales.

En la entrevista, Ocaríz hizo caso omiso a los resultados porque, aseguró, “todo está yendo muy rápido” y “una encuesta se tarda dos semanas en trabajo de campo y 30 días para dar resultados”, por lo que supuestamente en un mes “teníamos un país distinto”.

Luego de una agresiva campaña contra el presidente Chávez en la que Capriles se burló al calificarlo de “gordo”, “viejo” y “enfermo”, la nueva estrategia electoral del comando opositor es halagar el “liderazgo fuerte”, según palabras de Ocaríz, del Comandante.

En la entrevista, Ocaríz “alabó” la figura de Chávez y reiteró la intención de la derecha de desvincular al líder de la Revolución Bolivariana de Nicolás Maduro, a quien el propio Comandante calificó como el hombre capaz de conducir al país en caso de que ocurriera su ausencia física.

De hecho, el Plan de la Patria diseñado por el Chávez es el mismo que presentó Maduro ante el CNE al postularse a las presidenciales, para reafirmar su compromiso de seguir la senda del socialismo que trazó el máximo líder de la Revolución Bolivariana.

Esta propuesta de un plan concreto de Gobierno otorga una clara desventaja al candidato de la derecha. De acuerdo el reciente sondeo de ICS, 63% de la población siente rechazo por Capriles Raadonski porque, a juicio de los consultados, el aspirante conservador no genera esperanzas ni mantiene ningún tipo de conexión con las necesidades de la gente.

Lorenzo Martínez, director de la firma, afirmó que el aspirante presidencial de la derecha es “asesorado por un equipo político de la cuarta república que no ha dado las muestras de esperanzas que la gente necesita tener en un candidato, por eso no han podido posicionar un programa de gobierno que los lleve a captar al elector”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.