Durante el 2 y 3 de diciembre de 2011, Caracas se convirtió en la anfitriona de la primera cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), una asociación de 33 países, fundada el 23 de febrero de 2010, en Playa del Carmen, Quintana Roo, México, tras ser propuesta en el seno de la XXI Cumbre de Río, de la cual heredó sus objetivos y de la III Cumbre de América Latina y el Caribe (Calc), que lega a la Celac los principios de integración y desarrollo regional.

Esta organización intergubernamental, que aspira convertir a la región en un bloque de integración y desarrollo económico, reúne a 33 países Latinoamericanos y Caribeños, sin incluir a los Estados Unidos y Canadá, y busca integrar a la región de manera independiente y respondiendo a los desafíos ante la crisis económica y financiera internacional.

En la reunión de presidentes y presidentas de los países de la Celac, desarrollada en Venezuela a principios de diciembre de 2011, se discutió acerca de blindar a las naciones de la actual crisis financiera internacional, apostar a la cooperación y solidaridad para solucionar problemas como la pobreza y la desocupación, y defender el sistema democrático frente a intentos desestabilizadores.

El diálogo, la concertación, el respeto a la diversidad ideológica y a la autodeterminación de los pueblos, la necesidad de aplicar políticas conjuntas para reducir las desigualdades sociales, la protección de los derechos humanos, y el rechazo a cualquier tipo de colonialismo u ocupación militar extranjera, fueron también puntos resaltados por los mandatarios y mandatarias, reseñó AVN, en 2011.

Acuerdos fundamentales

Tras la exitosa Primera Cumbre de la Celac, realizada en la capital venezolana con el peso histórico de la celebración del Bicentenario de la lucha por las Independencias Suramericanas, cuyo precursor fue Simón Bolívar; los 33 Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno asistentes, con Hugo Chávez como anfitrión, suscribieron la Declaración de Caracas.

Esta declaración reunió “las legítimas aspiraciones de inclusión social, crecimiento con equidad, con desarrollo sustentable e integración”, de los países latinoamericanos y caribeños, como un hecho inédito por centrarse en las verdaderas necesidades de los pueblos y gobiernos soberanos de la región, sin el tutelaje de las grandes potencias mundiales.

Allí se fijaron posiciones colectivas del bloque respecto a temas fundamentales que inciden en sus miembros como la soberanía argentina sobre las Malvinas, el levantamiento del bloqueo de EEUU a Cuba, la seguridad alimentaria, los derechos de los migrantes, la solidaridad con Haití, la emergencia centroamericana, la labor de la Comunidad del Caribe (Caricom), entre otros.

En el texto fundacional, basado en los principios definidos en las Declaraciones de Salvador de Bahía y de Cancún, en el Plan de Acción de Montego Bay, en el Programa de Trabajo de Caracas, así como en los mecanismos regionales y sub-regionales de integración en América Latina y el Caribe (Caricom, Sistema de Integración Centroamericana (Sica), Unión de Naciones del Sur (Unasur), Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), Comunidad Andina de Naciones (CAN) y Mercado Común del Sur (Mercosur), se destaca la necesidad de que la Celac sirva de coordinador entre ellos, a fin de extender y profundizar los vínculos internos y alcanzar “la aspiración común de construir sociedades justas, democráticas y libres”.

Se acordó que la Celac sería la única vocera de toda la gran región ante el mundo y sus instituciones internacionales y se reafirmó que las normas del derecho internacional público son prioritarias en la conducción y guía de las relaciones internacionales.

Rol de Venezuela en Celac

El papel de impulsor de la Celac, como una alternativa a la Organización de Estados Americanos (OEA), por ser un “apéndice de los Estados Unidos” le correspondió a Venezuela con el presidente Hugo Chávez como principal defensor, pues él ha puesto el acento de sus políticas de gobierno en la unión e integración regional, bajo principios de complementariedad, simetría en las relaciones y respeto a la autodeterminación de los pueblos.

En esa oportunidad, Chávez afirmó que “la Celac nace con un espíritu nuevo; es un alma para la integración económica, política y social de los pueblos, lo cual es algo muy distinto a la OEA”, institución calificada por el Jefe de Estado como un “organismo mellado por lo viejo”.

Chile-2012, Cuba-2013

Chile fue elegida como sede de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en 2012, mientras que Cuba se alzó como la sede para 2013, por unanimidad y consenso, mientras que en 2014, el país anfitrión será Costa Rica.

Así lo decidieron los cancilleres reunidos en 2011 en la ciudad de Caracas, como parte de las reuniones que dieron origen al nuevo bloque de integración regional que cuenta con la pluralidad como una de sus principales bases.

En esa oportunidad el canciller de Perú, Rafael Roncagliolo, expresó que la elección de Cuba constituyó una reivindicación histórica indispensable.

La Troika

Tras la primera Cumbre de la Celac, se acordó la conformación de una Troika encargada de velar porque los acuerdos suscritos en esta primera reunión se cumplieran, que está constituida por Chile, país que asumió la presidencia pro-tempore del organismo, Venezuela quien entregó la dirección en 2011, y Cuba, país que dirigirá la comunidad en 2013.

Por su parte, la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad–Bissesra, propuso transformar la troika en un cuarteto para incorporar a un país que represente al Caribe anglófono, por lo cual el presidente venezolano planteó una reunión de los cancilleres de esta representación a fin de evaluar la propuesta.

“Yo propongo que en Santiago de Chile los cancilleres de la troika se reúnan para ampliar el grupo de apoyo, y se estudie la incorporación de un país por cada región, y empezar a darle curso a la propuesta hecha por la Primera Ministra de Trinidad y Tobago”, dijo Chávez en esa oportunidad.

Este sábado 26 y domingo 27 de enero, se realiza la II Cumbre de la Celac en Santiago de Chile, donde Cuba recibirá de manos de Chile la presidencia pro-tempore de la organización y se definirán las líneas de acción para 2013, además de revisar los avances sobre los acuerdos suscritos desde la primera Cumbre realizada en Caracas.

La delegación venezolana estará representada por el vicepresidente de la República, Nicolás Maduro y el canciller Elías Jaua, quienes entregarán un documento enviado por el presidente Hugo Chávez, con propuestas y reflexiones sobre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.