La noche de este lunes en el oeste de Caracas hubo más movimiento de lo pensado. A eso de las 8:00 de la noche un grupo de revolucionarios se hacía presente en las calles para ratificar su apoyo al presidente de la República, Nicolás Maduro.

Desde la parroquia 23 de Enero, una marea roja caminó y llenó parte de la avenida Sucre, una de las más largas de Caracas. Llegó hasta el Palacio de Miraflores, donde consignas de como “Te cumplimos, presidente”, “Chávez vive, la lucha sigue” retumbaron en la calle.

La ruta no terminó allí. En medio de la euforia de quienes habían decidido salir a las calles a expresarse con música ante los cacerolazos antichavistas que se oían a lo lejos, los revolucionarios cambiaron su objetivo.

Ahora irían hasta el Cuartel de la Montaña, en la colina donde reposa el comandante y líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, para continuar en la defensa del “proceso histórico”, como lo llama Ramón Camacho, uno de los tantos que dejó caer más de una gota de sudor para demostrar su patriotismo.

El frío de la noche hacía de las suyas, pero más pudo la fuerza, el amor y lealtad a un hombre que ideó un proyecto de país y ahora a su hijo, Nicolás Maduro, que continúa su legado. Desde Miraflores hasta el Cuartel de la Montaña, el pueblo se hizo sentir.

El legado de Chávez se hizo vivo en cada una de las personas que allí estaban, como una forma de expresar que el venezolano es sabio y que no sucederá lo mismo que hace 11 años, cuando la derecha pretendió tomar el poder inconstitucionalmente.

Hasta las 10:00 de la noche la marea roja continuó. El espíritu siguió intacto, los gritos y aplausos se unieron en una noche caraqueña que estuvo marcada por la movilización espontánea.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.