En Charallave, estado Miranda, todo es fiesta la tarde de este martes. Previo a la llegada del candidato socialista, Nicolás Maduro, a la avenida Bolívar, el baile se impone, al tiempo que la algarabía se viste de rojo y canta “Chávez, te lo juro, mi voto es pa’ Maduro”.

No es inédito este acto; es la reafirmación, desde este lado de la patria, del inmenso e indescriptible amor que el pueblo le profesa a la Revolución, a su líder supremo, Hugo Chávez, y a uno de sus hijos: el abanderado socialista Maduro.

“Aquí lo que hay es calle pa la Revolución”.

Uno de los pocos espacios vacíos en esta avenida es justo debajo de la tarima. Allí, Gledys Bermúdez le da agua a su pequeña Yoselyn, con quien espera a Maduro desde las 9:00 de la mañana. Está cansada, se le nota, pero continúa aplaudiendo al son de las consignas que no cesan, en un intento por calmar a su tremendísima hija.

“Yo soy la más chavista de todas. Aquí estuve cuando el Comandante dio su discurso el año pasado y a Caracas me voy pa apoyar a Nicolás el jueves”, afirmó y luego dijo: “Nooo, chamo, en Miranda hay demasiado chavista. Mira pa allá. Eso es ser chavista”.

Gledys advirtió a un señor de la tercera edad, quien estaba montado sobre un endeble techo, desde donde él espera ver y escuchar mejor el acto central.

Justo al lado de la joven mirandina se arremolinan varias personas quienes portan carpetas y hojas sueltas escritas. “¡A Nicolás, se la entregas a Nicolás!”, expresó un joven al efectivo de seguridad que trata de mantener el orden, interrumpido por una ola bolivariana que está presente, y agregó: “¡Soy chavista!” y así lo demostrará este 14 de abril.

Así, entre el fresco atardecer que por fin llegó espera el pueblo de Charallave a Nicolás Maduro.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.