No hay vacío. Es jueves 10 de enero y en los alrededores del Palacio de Miraflores venezolanos de distintas partes Caracas y del país colman los espacios; movilizarse entre la gente es una acción maratónica, es imposible encontrar un metro cuadrado sin personas y en las pancartas y en la voz de la multitud está la consigna: “Todos somos Chávez”.

En las fechas clave y en los momentos cruciales el pueblo se ha aglomerado en el Palacio de Gobierno sea para reclamar a su Presidente, Hugo Chávez, para conmemorar algún hecho histórico o celebrar una victoria electoral. Siempre esperaban el discurso del líder de la Revolución Bolivariana pero este jueves saben que está en proceso de recuperación después de haber sido operado el 11 de diciembre pasado.

“Tenemos el hombre, la idea y el compromiso, aún sin el hombre seguimos la idea y el proyecto con lealtad, yo soy chavista desde 1992″, dice Omar Rangel, un obrero jubilado que mientras habla sostiene la figura de un Chávez que golpeaba su mano derecha con su puño izquierdo.

Hace un año se sometió a una operación de la vista en el Centro Diagnóstico Integral de Pinto Salinas porque las cataratas le impedían ver. “Antes, en la cuarta República, nos moríamos ciegos de bola. Hoy el que diga que no hay acceso a la alimentación, a la salud, a la educación, está desconociendo la realidad”. Así como se recuperó él satisfactoriamente, piensa que lo hará Chávez: “Saldrá más nutrido y más arrecho”.

En la concentración muchos tienen puestas bandas con el tricolor nacional que le cruzan el pecho de izquierda a derecha y dicen: “Todos los que estamos aquí somos representación de ti, Chávez”. Los asistentes repiten que están en Miraflores para juramentarse e invocan el artículo 5 de la Constitución Bolivariana, que reza: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo”.

El apoyo a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, que concluyó que el presidente Chávez se juramentará cuando cese la causa sobrevenida, obtuvo en la concentración un apoyo unánime. “El Presidente está de permiso, está en proceso de recuperación, la oposición aún no ha leído el artículo 231 de la Constitución Nacional. No hay vacío de poder”, expresa Rangel.

Del estado Falcón, Luis Vargas dice que el Tribunal hizo justicia. “Independientemente de la visión política que tengamos se hizo respetar la Constitución y la voluntad popular”, y apunta que este 10 de enero es la juramentación del soberano. “El pueblo es el que debe gerenciar las riendas de la patria y aquí estamos concentrados”.

En las pancartas había respuestas más contundentes a las declaraciones de la oposición que insistía en que este jueves el Presidente reelecto debía investirse. “Quieren un juramento, les juramos que más nunca volverán”, escribieron habitantes de Caricuao.

Merecidas vacaciones

Ya es mediodía y en una esquina un grupo se prepara canillas con jamón y queso, los vendedores ambulantes que ofrecían cotufas, agua, refrescos y pinchos se multiplican. Cerca del Puente Llaguno instalaron una parrillera Freddy Paz y Sindi Gómez, una pareja que acude a las concentraciones para “acompañar al Comandante” y ganarse unos realitos extra vendiendo pasapalos.

“Vendemos unos 200 pinchos en cada marcha, pero hoy empezamos suave”, dicen los esposos que, con sus camisas rojas, se trasladan de El Valle a Miraflores en cada movilización hacia el Palacio de Gobierno.

No muy lejos del puesto de Freddy estaba, con la Constitución en la mano, la señora Gabriela Bermúdez, de Santa Rosa de Lima, “del este de Caracas”, tal como aclaró ella misma. Se vistió de rojo y estampó en su camisa, del lado de su corazón, una imagen de Chávez de 1999.

“Me parece perfecta la decisión del Tribunal Supremo. El Presidente está de permiso, es un hombre que ha trabajado sin descanso. Bueno, entonces estas son unas vacaciones que nunca ha agarrado en 14 años”, expresó refugiada en sus lentes oscuros.

Revolucionaria desde los 14 años, resaltó que la banda tricolor se la pondría más tarde. “Venimos a juramentarnos porque somos Chávez”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.