Este miércoles se cumplen 10 años desde que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) felicitó al pueblo venezolano por su extraordinaria labor al hacer del país un territorio libre de analfabetismo, que afectaba a 1,5 millones de personas.

En el mensaje, la Unesco reconoció que la Misión Robinson, la primera misión educativa creada en Venezuela, fue fundamental para alfabetizar a estos ciudadanos, en su mayoría de la tercera edad, y que hasta entonces no habían tenido acceso a una educación pública y gratuita.

“Al declararse territorio libre de analfabetismo, Venezuela está realizando su más relevante contribución en nuestra marcha común hacia la educación para todos. Los logros alcanzados por la Misión Robinson no habrían sido posibles de no contar con la voluntad política y el apoyo al más alto nivel, y en cuanto a eso el presidente Hugo Chávez Frías merece una calurosa felicitación”, fue el mensaje expresado por la Unesco el 28 de octubre de 2005.

El presidente, Nicolás Maduro, informó durante la II reunión ministerial de la Celac en el palacio de Miraflores que el próximo 28 de octubre, el país, celebrará los 10 años del reconocimiento por parte de la Unesco como territorio libre de analfabetismo.

Maduro resaltó que esto se pudo lograr gracias al apoyo de Cuba, con su plan y programa “Yo sí puedo”, igualmente invitó a los miembros de la Celac a incluir este tipo de estrategias en la próxima cumbre que se llevará a cabo en Ecuador en el 2016.

“Apoyar y aprobar políticas, acciones y ojalá recursos comunes para impulsar todos estos planes, sería un empuje tremendo para la Celac” añadió.

El evento vendrá antecedido por un congreso nacional e internacional de alfabetización y post-alfabetización.

Este logro educativo del pueblo venezolano, que ha servido de ejemplo a demás pueblos de la región latinoamericana y caribeña, fue alcanzado anteriormente por Cuba, país en el que se inspiró esta misión educativa venezolana, que honra con su nombre a Simón Rodríguez, el maestro del Libertador, quien durante el exilio cambió su nombre por el de Samuel Robinson, y ha sido implementado en otros países de la región como Argentina, México, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Colombia.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.