Caracas, 24 Abr. AVN.- “Somos una población que merece respeto, que merece visibilidad”. Estas palabras de Ronny Ortega, vocera del Movimiento Revolucionario Diversidad Sexual de Aragua, fueron una muestra de la lucha de los 282 movimientos activistas que este martes instalaron el Consejo Patriótico de sexodiversidad del Gran Polo Patriótico (GPP) en el Teatro Teresa Carreño, en Caracas.

“Hace muchos años que estamos sometidos, desde hace décadas el sistema patriarcal insiste en mantenernos de rodillas, señalados”, expresó Ortega. “Gracias a la Revolución Bolivariana, hoy podemos decir que somos parte de la construcción de una nueva patria que va en contra de ese sistema”, agregó.

La líder también criticó la discriminación religiosa que sufre la comunidad sexodiversa: “Los homosexuales también creemos en Dios”, dijo durante el evento transmitido por Venezolana de Televisión.

Ortega denunció ante Blanca Eekhout, coordinadora del GPP, y la ministra para las Comunas y Protección Social, Isis Ochoa, los embates que sufre la comunidad transgénero en situación de calle.

“Blanca, le pido en nombre de todas y todos que con ese coraje con el que defiendes el proceso revolucionario, dile a nuestros diputados y diputadas que estamos pasando roncha, camarada. Dígale con coraje a ese sector patriarcal que concluya con las exclusiones, que concluya con los señalamientos”, manifestó la vocera.

La ministra Ochoa señaló que ya se cuenta con el primer centro de atención para ciudadanos transgénero, por medio del cual se procura no sólo la salud sino también la inclusión productiva de los atendidos.

Del oscurantismo a la legalidad

Ingrid Barón, vocera del equipo promotor Diversidad Sexual GPP y directora de la Base Lésbica de Venezuela, resaltó los avances que en materia legislativa ha logrado el Gobierno Nacional.

“Venimos, desgraciadamente, de un oscurantismo como la IV República. Fuimos atacadas y atacados en la IV República, donde se nos aplicaban leyes inhumanas, pero ahora, después de 12 y 13 años, contamos con instituciones. Ha sido larga la lucha y todavía nos falta mucho por recorrer”, comentó Barón.

Entre los instrumentos legales citados por la vocera, destaca la sentencia 190 de la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en 2008, en la que se ratificó lo establecido en el artículo 21 de la constitución nacional: “No es posible, dentro del marco constitucional venezolano, la discriminación individual en razón de la orientación sexual de la persona”.

En el artículo 146 de la Ley Orgánica de Registro Civil de 2010 se otorga la posibilidad de que un ciudadano pueda cambiar su nombre si no se corresponde con su género y afecta el libre desenvolvimiento de su personalidad.

Con la Ley para la Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda se prohibió la publicación de anuncios que establezcan discriminación por orientación sexual e identidad de género para el alquiler de inmuebles.

La vocera criticó que estos logros hayan sido invisibilizados por los medios privados. También celebró que el Gobierno venezolano haya apoyado y ratificado los estatutos internacionales referentes a la discriminación sexual, tales como la Carta Andina para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos (firmada en 2002) y las resoluciones 2345 y 2600 de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos.

“La lucha es nuestra, la lucha revolucionaria es del movimiento sexodiverso. Porque no nos van a regalar nada, aquí no venimos a pedir limosna, aquí venimos a tomar nuestros espacios”, manifestó Barón, y añadió: “No solamente es una pelea de mariconsones y mariconsonas”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.