Desde tempranas horas de este viernes, integrantes de las misiones sociales, provenientes de todo el país, se concentran en el estacionamiento de El Poliedro, en La Rinconada, Caracas, para conmemorar un mes de la trascendencia del comandante supremo, Hugo Chávez, y expresar que ”las misiones son de Chávez y están con Maduro”.

También está previsto que al mediodía reciban al candidato socialista a la presidencia, Nicolás Maduro, para manifestarle su apoyo, rumbo a las elecciones del domingo 14 de abril.

María Torres, de 60 años de edad, viajó desde el estado Trujillo para dar muestras de su crecimiento educativo a través de la Misión Robinson, programa creado por el líder de la revolución para alfabetizar a la población que fue excluida en la cuarta República.

El trabajo de esta misión fue reconocido en 2005 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) al declarar a Venezuela Territorio Libre de Analfabetismo.

“¿Quién se había preocupado para que nosotros los viejos siguiéramos con los estudios? Nadie. Eso sólo lo hace Chávez y su revolución”, expresó Torres, quien sacó el sexto grado a través de la Misión Robinson.

María, quien está acompañada por su hija Ana María, que recibió una casa de la Gran Misión Vivienda Venezuela, añadió: ”Por eso defenderemos esto (la revolución) hasta con los dientes. Nadie puede venir a quitarnos todo lo que logramos con nuestro comandante”.

“Ella (Ana) tiene su casita. ¿Gracias a quién? Para variar, gracias a Chávez”, expresó emocionada al recordar cómo en revolución han podido adquirir un techo propio para vivir cómodamente, pues las unidades habitacionales de la Gran Misión Vivienda Venezuela son amplias, tienen tres habitaciones, dos baños y sala-comedor y cocina; así como los equipos indispensables para vivir dignamente.

Agregó que, a pesar de que la derecha pretende colocarle nuevamente vendas en los ojos al pueblo, no podrá porque “los logros de este hombre (Chávez) no los pueden tapar con nada. Cada dos pasos que uno dé está una persona que de cualquier forma se ha visto beneficiada por la revolución o tiene a un familiar que le ha tocado alguna misión”.

La misma opinión tiene Juan Montilla: “Mis nietos tienen computadoras, compramos en Mercal (Mercado de Alimentos), tengo hijos que sacaron el bachillerato con las misiones, tengo vecinos con familiares que le han dado casas bonitas. ¿Cómo uno puede negar eso? Es imposible”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.