El presidente de la República, Nicolás Maduro, hizo un llamado al país para convertir a todas las comunidades en territorios de paz y evitar caer en la guerra psicológica aplicada por la derecha para promover la violencia.

“Convirtamos todos los barrios del país, todas las comunidades, en territorios de paz ahora, vamos a construirlos”, dijo desde una reunión con la Junta Directiva y jefes de Operaciones de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en Caracas.

El jefe de Estado narró a su salida de la inauguración de un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) en el sector Brisas de Turumo del estado Miranda, conversó con un grupo de jóvenes sobre la voluntad de los venezolanos de mantener en paz al país, luego de los hechos de violencia que ha promovido la derecha, y que hasta los momentos han dejado siete personas muertas.

Maduro resultó electo por la mayoría del pueblo venezolano como presidente de la República con 50,75 % de los votos, con los cuales derrotó al aspirante antichavista Henrique Capriles, quien se niega a reconocer su derrota en los comicios en los que obtuvo 48,98 % de los sufragios.

“Eso está planificado, son salas donde hay psicólogos, psiquiatras, expertos comunicacionales. Salas de guerras psicológicas se llaman”, denunció el mandatario, tras resaltar que su objetivo es la manipulación de la conducta social.

“Venezuela ha sido sometida a estas guerras psicológicas y las hemos vencido todas”, agregó, al tiempo que citó como ejemplo el hecho de que al finalizar la campaña hacia las elecciones del 14 de abril, Capriles le dijo a millones de venezolanos que él había hecho manifestaciones ofensivas sobre los niños con discapacidad.

“La maldad no tiene límites así construyeron un mito de odio contra Chávez, así lo odiaron algunos venezolanos”, recordó Maduro, en referencia a la guerra mediática y de los voceros de la derecha incesante durante 14 años contra el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez.

“Ahora hay una campaña para que el pueblo me odie a mí, para que la clase media me odie, para que me odie todo el mundo (…) me pongo en manos de las bendiciones del pueblo, soy un guerrero, a mí no me va a detener nadie, ni el chantaje, ni la guerra psicológica, ni el odio de la burguesía”, enfatizó.

En este sentido, reiteró que no permitirá la marcha convocada por Capriles para este miércoles al centro de Caracas, para evitar el mismo escenario del golpe de Estado de abril de 2002, donde fueron asesinados por francotiradores chavistas y opositores.

“Es mi responsabilidad como jefe de Estado, sabiendo que van a poner francotiradores en los edificios para matar a su propia gente y justificar el golpe de Estado. Yo no puedo permitir que eso suceda”, dijo.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.