Desde la plaza Glorias Patrias en el municipio Libertador de Mérida partió este miércoles la movilización popular que con motivo de la conmemoración número 55 del 23 de enero de 1958, recorrió la avenida 3 atravesando el casco central de la entidad hasta la plaza Bolívar, por el recate del espíritu revolucionario y progresista de la gesta cívico – militar del 23-E y en defensa de la revolución Bolivariana.

La marcha fue encabezada por el Gobernador Alexis Ramírez y miembros de su tren ejecutivo, que acompañados de organizaciones populares y militantes socialistas, recorrieron la céntrica calle 3 de Mérida, enarbolando las banderas de la democracia participativa y protagónica, así como consignas por la paz y de respaldo al gobierno socialista venezolano.

Ya en la plaza Bolívar de la entidad, el gobernador Alexis Ramírez recordó a los congregados la necesidad de fomentar una profunda conciencia de hechos históricos como el 23-E, “El pacto de Punto fFijo, posterior a esta efeméride, desencadenó la violencia y la ira contra el pueblo”, señaló el mandatario estadal en relación al pacto suscrito por Acción Democrática, Copei y la Unión Republicana Democrática, el 31 de octubre de 1958.

“Desde el pedestal de la historia revolucionaria le decimos a la derecha venezolana que lo que siguió al pacto de Punto Fijo no fue una democracia, fue una dictadura que durante cuarenta años sumió al pueblo en la peor de las miserias”, dijo Ramírez.

Daniel Molina, historiador, señaló que la traición de la gesta del 23-E de 1958 se materializó cuando a lo largo de 40 años, la dirigencia política de la derecha y la oligarquía venezolana se mostraron incapaces de ejecutar tareas como el desarrollo industrial de la nación, la reforma agraria, la modernización de la infraestructura y el fortalecimiento de la soberanía nacional.

“Son tareas que nos ha tocado desarrollar a nosotros en el siglo 21 por la incapacidad histórica de esa burguesía”, puntualizó.

En tal sentido, Alirio Liscano, historiador, diplomático y escritor, señaló: “El 23 de Enero de 1958 no es una fecha ni del imperio, ni de la oligarquía, ni de los políticos y militares fascistas de las corrientes de la derecha retrógrada en el país. Esta es una fecha del pueblo, de la alianza cívico – militar, una alianza que ha prevalecido en la historia de Venezuela”.

Liscano recordó diversas gestas en las que el pueblo y sus militares se alzaron victoriosos por los más elevados anhelos humanos, “El pueblo ganó la guerra de independencia y se la escamotearon, el pueblo ganó la guerra federal y se la escamotearon, el pueblo vivió un momento de auge democrático progresista en el año 1936 tras las muerte de Juan Vicente Gómez y el pueblo vivió otra época de esperanza progresista a partir del 23-E de 1958. Y en ese entonces, también fue traicionado”.

En relación a los gobiernos siguientes al pacto de Punto Fijo, refiere Liscano, “Fueron gobiernos de matanza, de masacres: la masacre de Cantaura en 1982, la masacre de Yumare en 1984, la masacre del Amparo en 1988, el caracazo en 1989. Fueron gobiernos de asesinatos, de violación de los derechos humanos, eso sin contar las masacres de los años 60 y 70 y las desapariciones individuales de líderes revolucionarios y socialistas”, precisó.

La movilización, plena de alegría y colorido, celebró los logros de la revolución bolivariana como un desagravio a las generaciones que lucharon por la democracia en 1958 y que fueron traicionadas por partidos políticos al servicio de la oligarquía e intereses extranjeros.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.