Eran las 6:00 de la tarde y comenzaba a entrar la noche en Caracas. Con ella el cierre de las 39.322 mesas electorales que recibieron este domingo 7 de octubre millones de votos de los venezolanos que ejercieron su derecho democrático al sufragio.

En Chacao, al este de la Gran Caracas, municipio que ha sido durante los últimos años cuna y refugio de la derecha venezolana, los integrantes del Comando Venezuela que representó al candidato Henrique Capriles Radonski en los comicios presidenciales, dejaron que el vacío y el desánimo se adueñaran de la sala de conciertos del centro cultural Chacao.

En ese lugar Armando Briquet, jefe del comando derechista, y Ramón Guillermo Aveledo, secretario general de la llamada Mesa de la Unidad (MUD), dieron un discurso que con sonrisas falsas intentaba disfrazar el ambiente de abandono que se apoderaba de los simpatizantes presentes.

Mientras tanto, en las afueras del centro cultural, donde había una pantalla gigante, sonido para fiesta y hasta un toldo de grande dimensiones para recibir a los “caprilistas”, se mostraba sombrío y con la presencia de no más de 50 personas.

En los pasillos y espacios internos de la sede principal del Comando Venezuela este domingo, también se observaba la resignación. Los presentes tomaban café, hablaban de todo un poco, fumaban para bajar la ansiedad, se reían nerviosos, pero nunca mencionaban a su “flaquito”, ese que según la campaña cada día sumaba “miles y miles”.

Aveledo y Briquet: Antifaz ante la derrota

El primero en salir al ruedo fue Ramón Guillermo Aveledo, quien ofreció una rueda de prensa donde dijo que lo más importante de la jornada electoral independientemente quien ganara, era la participación del pueblo.

Luego le tocó el turno a Armando Briquet, quien intentó hacer creer que su comando estaba ganando los comicios, aseguró que luego de la jornada se encontraban “llenos de esperanza” y que esperarían los resultados oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE).

El discurso estuvo acompañado por sonrisas forzadas, pero una vez que el canal privado Globovisión sacó su señal del aire, la sonrisa del jefe de campaña se desvaneció, y otros miembros de la MUD comenzaron a realizar llamadas con cara de preocupación y desgano.

Caras largas y rumor a derrota

Mientras avanzaba la noche, en medio del silencio y la casi literal desolación que se vivía en el Comando Venezuela y actores políticos como el diputado Miguel Ángel Rodríguez; Diego Scharifker, uno de los llamados manitos blancas que han promovido actos violentos en manifestaciones estudiantiles; representantes de Voto Joven, candidatos de la derecha para alcaldías, entre otros miembros de la MUD, se encontraban en los espacios del centro cultural convertido en comando, con caras largas, preguntando “¿estamos jodidos?”. Otros decían “Chávez nos lleva como 10 por ciento”.

Pasadas las 9:30 de la noche el ambiente en el Comando Venezuela, se volvía más tenso. Los celulares sonaban cada vez más y el rumor de la derrota se hacía recurrente.

Algunos aún esperanzados decían “tranquilos, tranquilos hay que esperar”; otros llamaban a todos sus “contactos” para verificar si el rumor de la derrota era cierto, y en medio de la conversación expresaban: “marico no lo creo, son como siete puntos, así me dijeron”.

Comando y medios privados entristecidos

Justo antes de que la presidenta del CNE, rectora Tibisay Lucena, anunciara el resultado irreversible de los comicios y con ellos la victoria del presidente Hugo Chávez, ya las caras de pocos amigos parecían presumir la derrota. So podía observar en los rostros del personal de seguridad, de protocolo, de algunos asistentes, así como periodistas de algunos medios de comunicación privados como el director de Sexto Poder, Leocenis García, y la periodista de Globovisión, quien no pudo contener su llanto.

Al momento del anuncio del resultado de los comicios, que tuvieron una participación de 80,94%, muchos no contuvieron el llanto y comenzaron a salir despavoridos de la sede del Comando Venezuela, mientras en los apartamentos cercanos los simpatizantes de Chávez comenzaron a celebrar con gritos de “¡Viva Chávez!”; “Ganamos”; que iban acompañados de cohetazos que hacían brillar el cielo de Chacao.

Las caras largas de la dirigencia cuartorepublicana evidenciada en los rostros de Antonio Ledezma, Alfredo Ramos, Ismael García, Diego Arria, Leopoldo López, entre muchos otros, comenzaron a llenar la sala de conciertos del centro cultural Chacao, a la espera de Henrique Capriles, quien subió a la tarima con el peso de la derrota sobre su espalda para admitir la victoria de Hugo Chávez como presidente para el periodo 2013-2019.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.