Los trabajadores de las empresas básicas productoras de hierro, acero y aluminio tienen la responsabilidad de seguir impulsando la recuperación y ampliación de la capacidad de estas factorías y contribuir con el desarrollo del sector metalmecánico nacional, tal y como fue el legado que dejó el presidente Hugo Chávez Frías.

Así quedó planteado en una asamblea de trabajadores realizada este miércoles en la nueva Planta de Extrusión de la empresa Aluminios del Caroní (Alcasa), que contó con la presencia del vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) para la región Sur, Héctor Rodríguez, y el jefe del Comando de Campaña Hugo Chávez en Bolívar, Francisco Rangel Gómez.

Héctor Rodríguez destacó la importancia de esta planta de extrusión, actualmente en período de pruebas, que producirá inicialmente entre 10.000 a 23.000 toneladas de marcos metálicos de aluminio para puertas y ventanas dirigidos a los proyectos de la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Este proyecto nació de una propuesta de las mesas de Control Obrero de Alcasa, que plantearon la necesidad de convertir a la empresa de simple productora de aluminio primario a una planta transformadora, que le diera valor agregado a su producción y contribuyera con el desarrollo del país a través de la Misión Vivienda.

De esta manera, en 2009 se inició el desmantelamiento de las líneas de Reducción 1 y 2, obsoletas tecnológicamente e ineficientes a nivel de consumo eléctrico, para comenzar la construcción de la Planta Extrusora, que comenzó su fase de pruebas a finales de marzo de 2012.

Rodríguez resaltó que la masa trabajadora de Guayana debe estar más unida que nunca y respaldar al proceso revolucionario, que ha permitido a los trabajadores participar directamente en proyectos de recuperación y modernización de estas plantas.

“La derecha asegura que el Estado no puede manejar empresas como estas y que los trabajadores no están capacitados para dirigirlas ni proponer proyectos y solo piden convenciones colectivas que quiebran a los empresarios. La burguesía solo quiere estas empresas para engrosar sus cuentas bancarias y sacar los dólares del país, no le interesa el país, ni los trabajadores “, recalcó.

Los trabajadores de Alcasa ratificaron que la Revolución Bolivariana ha dado atención a los problemas de los trabajadores y siempre ha reconocido las deficiencias y atendido los problemas que existen en estas factorías.

“El presidente Chávez visitó muchas veces las empresas básicas y dialogó con la masa laboral. Los problemas se deben superar por la vía del diálogo y el encuentro y no por con la confrontación, como ha sido la práctica de la derecha en 14 años de Revolución”, recalcó por su parte el trabajador Roger Santanilla.

“Hoy gracias a Chávez y Maduro estas empresas tienen una opción diferente a la privatización y la quiebra. No permitiremos que la derecha venga a vendernos como simple mercancía. Estas empresas son y serán siempre de todos los venezolanos”, dijo por su parte la trabajadora María Alejandra Valdez.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.