Con sus consignas “Tierra y hombres libres”, “Elección popular” y “Horror a la oligarquía”, el general del Pueblo Soberano, Ezequiel Zamora, mira al pueblo caraqueño que visita El Calvario, en Caracas, todos los días. Pero, hoy, 11 de abril, sus palabras cobran un matiz aun más significativo, faltando tres días para que el pueblo ratifique su decisión de alcanzar la independencia definitiva que transita el camino del Socialismo del Siglo XXI.

En esa senda anda Nicolás Maduro, hijo del líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, y abanderado a las presidenciales que el próximo domingo 14 de abril volverán a darle sentido a esas consignas expresadas por Zamora, revividas por Chávez y respaldadas por la Venezuela que bajó las cadenas de la opresión neoliberal hace 14 años. Una muestra de esa voluntad popular venidera quedó demostrada este jueves en el centro de Caracas.

Por incontables cuadras que bordean El Calvario, pasando por la Plaza O’Leary y la avenida Baralt, cientos de ciudadanos caminaron, corrieron, brincaron, se montaron en tarimas, se sentaron en escalones, expresaron todos que son fieles y leales al Comandante Chávez y que en los centros electorales su voto será para el candidato socialista.

“¡Viva la patria, carajo!”, “¡Vivan los sueños bolivarianos!”, “¡El pueblo sigue en la calle, ahora rumbo al socialismo!”, decían algunos, protagonizando escenas innumerables de fantástica felicidad ante la certeza de que el sueño emancipador del Libertador, Simón Bolívar, y de Chávez, sigue invicto.

Lo ratificaron en los edificios construidos por la Gran Misión Vivienda Venezuela; también desde los balcones de los edificios históricos de El Silencio, donde los vecinos asomaron sus rostros ondeando con una de sus manos el tricolor nacional y con la otra una fotografías con la cara de Maduro.

La patria también permaneció triunfadora en las expresiones de amor de los campesinos que acudieron a Caracas para acompañar al candidato socialista en el cierre de campaña, a propósito de la marcha de Sabaneta a Miraflores, que emprendió desde el 2 de abril por todo el país.

Igualmente, se podía observar la decisión popular en las otras avenidas de Caracas (Urdaneta, Fuerzas Armadas, Lecuna, México, Universidad y Bolívar), vistas desde una gran pantalla dividida que estaba ubicada en una esquina de El Silencio. La marea roja era un corazón que palpitaba por la emancipación absoluta, que con sus cantos le decía al imperialismo: “no te daremos ni un tantito así”.

“Las calles son del pueblo, no de la burguesía”

Minutos antes de que la caravana del candidato Maduro causara estruendo por esas calles, la celebración nacida del clamor histórico del pueblo sonaba en la voz del cantor del pueblo, de Alí Primera.

Uno de los animadores del acto exclamaba “las calles son del pueblo, no de la burguesía”, consigna que la miltancia socialista coreaba enre sonrisas y saltos, macerándose al calor de un abril capitalino.

Por su parte, la agrupación Agua Salada arrancó cantos a voz en cuello con “Eres un pueblo en acción, que ama la Revolución. Que nació del dolor, convertido en amor” y “Son 10, son 10, son 10 millones, son 10″.

El candidato antichavista también tuvo presencia en el acto. Al unísono le cantaron “Majunche, malcriao, tu jefe es Mickey Mouse”.

Lla denuncia social también se convirtió en verso esta tarde en las voces del grupo de rap Raza Indómita, que le cantó al embarazo precoz, a la prostitución y a las drogas. En las líricas, elevaron un llamado a la educación sexual y al rescate de los valores de la paz que defiende el socialismo de Chávez que continuará Maduro.

Los GBLTI: Voces incluidas

Bajando con la frente bien en alto, como sucede desde hace 14 años, los pocos más de 90 escalones que comprenden El Calvario, la sexo-género-diversidad se hizo presente en la concentración en apoyo a Maduro y al Plan de la Patria 2013-2019.

Proveniente del estado Vargas, la Fundación de la Sexo-Diversidad Marisela, ratificó su apoyo a Maduro y explicó por qué es la Revolución la posibilidad que tiene esa comunidad para seguir gozando de todos los derechos ciudadanos, que antes les estaban negados.

“Lo apoyamos (a Maduro) porque en la época de la cuarta República los adecos y los copeyanos tenían una ley llamada Profilaxia Social o Ley de Vagos y Maleantes en la cual nosotros los gays éramos invisibles, pero cuando llegó Chávez nos hizo visibles, por eso estamos apoyando al candidato. También lo hacemos por esa derecha gay de Venezuela que está cómoda dentro del escaparate y no lucha por nuestros derechos. Ahora podemos estudiar, trabajar y andar por las calles como cualquier otra persona”, dijo Georgina Reyes.

A la par de reafirmar la lealtad de los grupos GLBTI (gays, lesbianas, bisexuales, trans e intersexuales), el grupo recordó que existen deudas sociales pendientes que deben ser saldadas, tal como lo contempla el Plan de la Patria, que en el apartado 5.3.3.2. especifica que es prioridad para el Estado venezolano “poner especial acento en las relaciones de género”, lo cual aplica para “los grupos sexodiversos (homosexuales, lesbianas, bisexuales y personas transgéneros), obligados a vivir una condición de represión y humillación, donde la única vía de salida es la frivolidad ofrecida por el mundo capitalista”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.