Las lágrimas y el sudor se confundían en el rostro de Aidé Padilla, quien con los ojos cerrados y las manos unidas desbordaba su infinita fe ante Dios para pedirle por la sanación del Mandatario Nacional. Eran las 6:42 de la tarde de este domingo y Aidé permanecía apostada en la plaza Bolívar de Caracas, desde tempranas horas de la mañana, cuando decidió hacer ayunas y permanecer en vigilia como garantía a su infinita devoción.

Su mensaje fue claro: “Presidente, seguiremos en vigilia, rezando y orando porque lo necesitamos sano”, expresó mientras tomaba de la mano a su hija Sofía Flores, de 7 años de edad , quien también rezaba y oraba por la salud de Hugo Chávez.

“Cuando guardamos ayunas tomamos solo líquido hasta el siguiente día. Estamos haciendo este sacrifico con respeto y con reverencia a Dios”, comentó Aidé, quien con total abnegación y conmovida por las circunstancias que enfrenta el Jefe de Estado, cumpliará con su sacrificio encomendaba a Dios.

Al referirse a la intensa lucha política que Chávez ha mantenido no sólo en sus años de gobierno, sino a lo largo de su vida, Aidé recomendó que luego de esta intervención quirúrgica, el Presidente debe ordenar su agenda para que el pueblo organizado haga su trabajo.

“Ya usted no puede seguir viviendo como lo ha hecho, usted trabaja demasiado y la consecuencia es que se nos ha enfermado”, acotó.

Esta caraqueña se refirió a Hugo Chávez como a un discípulo que Dios ha puesto para hacer justicia en Venezuela. “Al pueblo humilde le has asignado su vivienda sin pedir un solo centavo. A nuestros niños pobres le has dado su computadora Canaima. Los hijos de los campesinos, de las lavanderas, del conuquero ahora somos profesionales. Y nuestros ancianos ahora tienen su pensión”, detalló.

Una operación en manos de Dios

A su lado, Carla Rojas coincidía con Aidé: “Sí, esta es una operación que dejaremos en manos de Dios, porque será él quien lo opere”.

Carla, quien reside en Las Adjuntas, en Caracas, también aprovechó para enviar su mensaje de solidaridad a Chávez: “Lo único que quiero es que mi Presidente se mejore y que regrese con nosotros”, mencionó en dos oportunidades con su mirada puesta en el cielo caraqueño inundado por muchas estrellas.

“Mi oración es por su salud para que el señor esté con él hasta el final y quite toda célula maligna y deje solamente las buenas”, dijo Carla consternada ante el anuncio que hiciera el Presidente este sábado en la noche al referirse que será sometido a una nueva operación quirúrgica, luego de que se detectaran en su cuerpo algunas células malignas en la misma zona donde le fuera diagnosticado un tumor cancerígeno el año pasado.

A unos cuantos metros, Carmen Salazar y Ángela Tapia, ambas de la parroquia Petare, un sector popular de la ciudad capital, rezaban y pedían a los santos por la salud de Chávez e invocaban al doctor José Gregorio Hernández, a la virgen del Carmen, a La Milagrosa, Rosa Mística y al Nazareno de San Pablo.

“Estoy haciendo oraciones desde las 6:00 de la mañana para que el Presidente se cure y se mejore para que salga bien de su operación. Dios es muy grande y poderoso y tiene que ayudarlo a salir bien de esto”, expresó Carmen Salazar.

Corrían las 7:00 de la noche y en la plaza Bolívar permanecían personas de la tercera edad, niños y jóvenes, quienes desde los diferentes lugares de Caracas se congregaron en el casco histórico de la ciudad capital para enviar su mensaje de apoyo al Presidente.

Los niños también se expresaron como lo hizo Sofía, quien aprovechó para decirle al Presidente: “Le quiero mandar un saludo inmenso, que se mejore, que esté muy bien y sano. Lo quiero mucho”, pronunció con los ojos aguados.

“Descanse, Presidente que tu pueblo tiene madurez, por lo tanto, aquí seguiremos organizados trabajando sin descansar. Te esperamos pronto. En el nombre de Dios te declaramos sano”, fue el augurio de Aidé quien pasadas las 7:15 de la noche se quedó en el centro de la plaza Bolívar para continuar orando por el Mandatario Nacional.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.