Opinión

El 7 de Octubre se decidirá el futuro de Venezuela, en un evento electoral por la primera magistratura de la República, en el que las y los venezolanos decidirán entre dos visiones de país, una el “socialismo”, en el que el pueblo encontró una identidad a través de la democracia participativa y protagónica. La otra, representa al mismo sistema del pasado en el que el pueblo no es el protagonista de su destino, sino la élite política de turno a través de la democracia representativa.

En el socialismo, Venezuela construye su propia identidad con un pueblo hecho Estado y un Estado que es el pueblo, formula social en la que el Poder Popular es la potencia de la economía y participa en el desarrollo del país para garantizar Derechos Humanos vitales como: la seguridad alimentaria, vivienda, educación, empleo, cultura y deporte, entre otros.

En el sistema capitalista, aplicado en Venezuela durante todos los gobiernos de la IV República, la población venezolana siempre fue tratada como un gran mercado que generaba recursos no para satisfacer las necesidades sociales, sino para enriquecer a las pequeñas élites. Bajo este sistema acceder a los alimentos, educación y vivienda eran sumamente difícil, porque la inversión en las necesidades del pueblo no era lo primario, sino la producción de ganancias para el beneficio de las pequeñas élites que dirigían el país.

Este sistema neoliberal llevó en el pasado al pueblo venezolano a enfrentar cruentas batallas en estallidos sociales como el 27 de febrero de 1999, entre las más tristemente recordadas; Sin embargo siempre el pueblo estuvo confrontando este sistema en incontables protestas estudiantiles, de trabajadores, sector salud, educación, transporte público y población en general, que en el capitalismo jamás vieron mejorar su calidad de vida por el contrario fue una lucha por la supervivencia del ser humano, lo que demostró que ese no es el camino, y el socialismo en menos años ha generado más felicidad al pueblo convirtiéndose en una esperanza para sostener la independencia.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.